11 dic. 2011

La novia en la boda


Quién lo iba a decir. Con su carita de no haber roto nunca un plato...

Recuerdos lejanos en el tiempo darían una imagen de ella completamente distorsionada de la realidad. Enumerar uno a uno todos esos momentos, cuando no se la conocía bien, o los infinitos detalles con los que es capaz de mostrar tu cabeza cortada servida en bandeja de alpaca...; no, no vale la pena rebajarse a su nivel.



Siempre quiso ser la novia en la boda, la niña en el bautizo, o hasta la muerta en el entierro. Todo le sirve para convertirse a narices en el centro de atención en cualquier lugar en el que ella esté. Nunca pudo soportar que después de tanto daño, tantas mentiras y difamaciones, yo hubiera dejado de contarle cosas de mi vida. Ya no podía controlar lo que yo hacía y eso la ponía histérica; entonces se aplicó en su deporte favorito: hablar mal de mí, todo lo que pudiera, inventando de la nada, si hacía falta.

Me acuerdo cuando me enseñó su fotografía de niña sujetando un pequeño gatito negro. La foto estaba completamente deteriorada, tanto, que ni las piernas se distinguían bien. Lo único que se salvaba era el gato y un trozo de su chaqueta. Me pidió si podía arreglarla, y así lo hice, le dediqué horas durante varios días a aquella foto mágica, que después enmarcaría y realizaría de ella varias copias para, se suponía, entregar a los demás. Creo que nunca hubo tales copias, aunque sí yo misma le puse un marco al trabajo realizado y se lo regalé. Todavía sigue en el mueble de su salón, según me cuentan. Hace meses que dejé de ir por su casa. La verdad es que no me gustó nada que me amenazara con ir al juez y pedir la custodia de mis hijos, simplemente porque supo que una noche dejé que el pequeño, con catorce años ya cumplidos, pasara unas horas a solas con su hermano (mayor de edad) en casa de su padre.

En realidad, yo pienso que no soporta saber que he recuperado el control de mi vida, y que no estoy atada como ella a un hombre machista y unos hijos maleducados que no saben cuidar de ellos mismos. Yo vivo mi vida y no me meto en la suya ¿porqué tiene ella, mi tía Eva, que meterse en mis cosas?

Da igual. No voy a perder ni un minuto más pensando en estas tonterías.

21 comentarios:

  1. Queridos amigos y estimados lectores:

    En primer lugar, quiero agradecer vuestras visitas, lecturas y comentarios en el blog y en "Épocas y Clones (parte II)" . Y no olvido que algunos de vosotros ya estareis disfrutando o preparando las vacaciones en estas fechas que se avecinan; mi deseo es de mucha felicidad para todos, en estos días y durante todo el año.

    Hoy os invito a leer "La novia en la boda". Imagino que todos conocemos alguna persona así...

    Biquiños.

    Carmen.

    ResponderEliminar
  2. Vive y dejas vivir, es lo mejor que te puede pasar en esta vida, cada uno debe soportar su vela, y olvidarnos de lo que hagan los demas.Cuidate

    un fuerte abrazo

    fus

    ResponderEliminar
  3. Una de las cosas más terribles por las que pasé en esta (bella) vida fue darme cuenta cómo eran mis familiares en realidad. Esto es, la diferencia abismal que existía entre mi tía X cuando yo tenía 10 años y luego cuando ya fui adulto. Digo mi tía X, pero podría agregar mi primo B, mi abuela S, mi... mejor no sigo.
    Un beso enorme.
    HD

    ResponderEliminar
  4. Lamentablemente todos conocemos a muchas personas así.

    Estoy de acuerdo con Humberto con respecto a lo que dice en relación al descubrimiento de cómo son nuestros familiares. ¡Que gran brecha entre lo que sentimos siemdo niños y lo que sentimos una vez que crecemos!

    Me ha gustado tu relato, Carmen. Habla de esa guerra de independencia de las emociones, tan necesaria para acabar encontrando la felicidad.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. ¿biografia, imaginación?.Como quiera que sea , un formidable relato.Cualquier día nos sorprenderás con alguna vivencia en donde describas la alegría de vivir, y hazlo como tu sabes hacerlo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. No lo pierdas...no se lo merecen...quizas fue una mala infancia y una mala educacion la que arrastra...pero no por ello lo ha de transmitir asi...quizas su obligacion hubiera sido la de romper ese vinculo de maldad que le acompaño toda la vida....por lo tanto sino ha querido evolucionar como tal...pues casi mejor que no hagas mucho caso...estas cosas son de dificil arreglo...un besote carmen...buena semana.

    ResponderEliminar
  7. Suelen ser personas desgraciadas y frustradas.

    Me gusta el desarrollo de tus escritos.

    Felices fiestas,Carmen. Espero que todo vaya bien y que estas fiestas hastiagas nos sorprendan disfrutando.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. ¿ Es real ? Si lo es, bien merecido su publicación.

    Si es la fantasía de tu mente de escritora,, buen trabajo.

    Enhorabuena y no digas nada y dejanos intrigados.Saludos, manolo

    He estado buscando y no tengo fotos de balcones.
    De internet he encontrado dos, pero no las puedo pegar aquí.

    Espero verte por mi Exposición de pinturas.

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. ¿porqué se meten los demás en la vida de la gente? buena pregunta. yo llegué a dilucidarlo hace varios años atrás -diríamos que una década atrás-, pero como que ya lo he olvidado en la actualidad y no quisiera hacer el esfuerzo de recordar las motivaciones psicológicas que lo llevan a cabo. un beso.

    ResponderEliminar
  11. Titas Evas hay en todas las familias. Pero las mías se llaman Paquis. Para efectos igual.
    Yo las trato como lo que son.

    Un abrazo Carmen

    ResponderEliminar
  12. Mi madre siempre me acusa de ser poco (más bien nada) familiar con gente como tíos, primos, etc. La verdad es que siempre he sido poco sociable con esa parte de la familia. Me llevo bien con todos, eso sí, pero no saben absolutamente nada de mi vida y a mí tampoco me interesa la suya. Y los veo muy de vez en cuando. Así me ahorro este tipo de problemas con tías entrometidas, y muy bien que me va.

    ResponderEliminar
  13. Hay un dicho que dice " en todas las casas cuecen habas y en la mía calderadas.." Y eso es generalizado.

    Un besazo y feliz semana Carmen

    ResponderEliminar
  14. ¿He dicho ya que me encanta perder el tiempo en tus relatos? Tengo una campanilla que hago sonar siempre que te leo. Me gusta ver como desidealizas ciertos estigmas que penosamente, soporta la mujer. En este caso dentro de los conceptos “lazos” sociales de la familia.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Creo que en mayor o menor escala todos tenemos algun pariente así, que quiere manipularte y cuando no puede seguir haciéndolo se vuelve contra ti, y de verdad que es triste que esas personas no se preocupen por vivir su propia vida o en tratar de aportar algo positivo a la vida de los demás.

    Saluditos

    ResponderEliminar


  16. Hoy tengo la satisfacción de acercarme a la cancela de tú cálido refugio, a dejarte un ramito de hierbabuena recién cortado, salpicado con el afecto y cariño que he conservado durante mi larga ausencia.

    Sintiéndome arropada por estos serenos días de la Navidad, que van desplegando sus modestas alas para iluminarnos, haciendo que nos sintamos más cercanos aún si cabe.

    A partir de este instante seguiré dejando la estela de mi presencia, en unas letras que han sido meditadas con la claridad del entendimiento.

    Un beso en cada una de tus mejillas, deseando que la felicidad sea la portadora de brillantes momentos para ti, en cada espacio del día!!

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  17. olá me chamo bruno adorei vosso blog
    grande abraço

    bjs

    bruno

    ResponderEliminar
  18. como siempre querida y admirada escritora nos dejas maravillados con tus relatos, besinos miles con todo mi cariño.

    ResponderEliminar
  19. También conozco a personas entrometidas, pero no hasta ese extremo.
    Si es real o ficción, has dado una nota de serenidad final que es de aplaudir. Te felicito porque es una grandísima historia.
    Un besazo, Carmen.

    ResponderEliminar
  20. Como esa tía Eva hay muchas, no debemos dejar que controlen nuestra vida.


    Besos.

    ResponderEliminar

Si alguna vez te has quedado mirando a la luna, o a las estrellas, tú también tienes algo que comentar...
Y si no lo has hecho, nada te impide escribir un pequeño comentario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...