4 nov. 2011

Una para todos


¡Siéntate! Le había dicho ella; se sentó y no movió ni un pelo (es que bien sabía lo que podía pasar si lo hacía...). Ella ahora estaba muy lejos (en el tiempo), mas tampoco así osó levantarse de la silla.

Algunas veces pensaba que aquello era injusto: una para tres (o tres para una, según se quisiera ver). Pero no había nada que pudieran hacer y los cuatro habían aceptado la situación sin rechistar. Al menos a él le tocaba de primero después de ella; los otros tenían que esperar rigurosamente su turno.



Sin embargo, el hecho de que nunca pudieran llegar a coincidir juntos provocaba momentos desesperados en los que, en sus soledades, los unos jugasen a imitar a los otros. A veces les salía tan bien que confundían a todo el mundo...

Esta vez se quedó dormido en la silla. Había gente para todo: los que se alegraban, los que se cabreaban, otros a los que les daba exactamente lo mismo... y hasta más de uno se le plantó delante con una libreta de apuntes para estudiar tal situación. ¡Serán tontos!, pensaba; porque aunque se hubiera quedado dormido, en la silla él ya no estaba; era el otro, el que venía después, y que le estaba imitando..¡je!

Y es que el tiempo se había cumplido. Cuando las hojas secas y caídas de los árboles comenzaron a tapizar el suelo, ya el siguiente estaba allí ocupando aquel sitio, un espacio que solamente sería suyo por unos meses, exactamente lo mismo que cada uno de los demás: como ella, la Primavera, que había estado antes que él; y como el otro, el Invierno, haría después de que el Otoño terminase su turno en la silla en la que, hasta ese momento, había estado sentado él, el Verano.

-------------------------------------------------

(Imagen: "Banco individual" por © Francisco Lapuerta Amigo. Derechos reservados. Blog:  バルセロナ ブログ )

23 comentarios:

  1. Queridos amigos, estimados lectores:
    Querer escribir y no poder..., sentirse en la piel de aquel escritor...; "Promiscuo literato" lo intentaba; no sé si lo logró. Gracias por las visitas, las lecturas y los comentarios.Ver una imagen y a la vez ver salir palabras de ella... Unirlas luego y presentarlas: un juego interesante. Francisco Lapuerta Amigo consigue con sus fotografías algo que a aquel literato en algún momento se le escapó. Con una de sus imágenes ilustro el nuevo post, "Una para todos", que hoy presento e invito a leer en Meiga Noite de Lúa.
    Gracias, mi querido amigo Francisco, por permitirme expresar lo que tus imágenes me cuentan e ilustrar esas historias con ellas.

    Biquiños.

    Carmen

    ResponderEliminar
  2. Crmen, muy bien descrito, con un toque especial, el transcurrir de las estaciones. Aunque últimamente se escaquean mucho.
    Me encantó, un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  3. Carmen que relato mas impresionante, al principio pensaba en los 3 mosqueteros pero me diste la sorpresa con ese final...felicidades.

    un fuerte abrazo

    fus

    ResponderEliminar
  4. Original descripción dela sucesión del tiempo cuatro personajes que se llevan solo 4meses y parecen de distintas generaciones.
    no solo original , también profunda.
    un beso

    ResponderEliminar
  5. Como va cambiando siendo siempre lo mismo.
    Que expresivo y real.
    Es parecido a lo que siempre he dicho:
    El envejecer no tiene ningún mérito. Es solo dejar pasar los días y verlos pasar.
    Saludos manolo

    ResponderEliminar
  6. Las historias que nos podrían contar si pudieran. Seguro que cada estación le dejó un buena colección. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Pero mira qué extraño... llevando más lejos la alegoría, pensaba que mientras allí donde tú vives está sentado un señor, hasta aquí vino el otro. Es decir, están muy bien organizados.
    Buen relato.
    Un beso enorme.
    HD

    ResponderEliminar
  8. Querida Carmen:
    he tratado en los ùltimos tiempos de dejar de vez en cuando un comentario a tus entradas, que encuentro siempre interesantes y estimulantes a la reflexiòn
    me encuentro que muchas veces el comentario no se ha registrado..
    un saludo y gracias por pasar
    Blas

    ResponderEliminar
  9. Disfruto de ese ilusionismo con el que nos fuerzas a descubrir a los protagonistas, llevándonos desde los mosqueteros hasta un grupo de indigentes amigos que se turnan para disfrutar lo poco que el mundo les va dejando de disfrutable.

    Buen micro, Carmen.

    Mi felicitación admirada.

    ResponderEliminar
  10. Hola Carmen. No soy un ratón y me la has dado con queso -a lo mejor es porque el queso me encanta-. En fin, yo ahí esperando que se levantara ese señor de la silla y resulta que era este perezoso verano. Muy chulo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Esa es una silla con magia...el problema es que no todo el mundo puede ver lo que hay dentro de ella...por que para eso necesita dos cosas....paciencia y mucho amor.....mientras tanto ..y hasta que no llegue invierno esa silla mantendra el espiritu otoñal que tanto me gusta....no tengo prisa y aqui andare veindolas venir..

    saludos.

    ResponderEliminar
  12. y mientras ellos van y vienen, la que sufre el paso de todos ellos de manera estoica es la silla que aguanta hasta el final -siempre hay un final para todo- sin inmutarse. un beso.

    ResponderEliminar
  13. Precioso relato.
    Y me dejas pensando en esa sucesión de estaciones. Que siempre aportan algo y también nos lo quitan, y así se va viviendo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Jaja, me sorprendió descubrir de quiénes se trataba. Me pareció ocurrente y divertido, Carmen.

    Un beso

    ResponderEliminar
  15. Carmen, de momento no sabía de que iba, me imaginé tantas cosas, pero el desenlace que deja ver que los personajes eran las estaciones me pareció bastante ingeniosillo.

    Saludos :)

    ResponderEliminar
  16. Interesante e imaginativo relato. He quedado encantado de haberlo leido.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. Siempre geniales las cosas que nos dejas...

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Muy imaginativo el relato. Yo que estoy recordando últimamente cosas relacionadas con la mili, me viene a la memoria una reflexión. Un compañero me relevó de la guardia de una garita. Y otro me dijo:

    -¿No te entra dolor de cabeza solo con pensar que en esa garita siempre tiene que haber alguien de guardia? Algo parecido pienso de la silla.

    ResponderEliminar
  19. Encontré este blog a través de Torosalvaje y me pareció interesante. Quisiera seguir visitándolo. Saludos.

    ResponderEliminar
  20. Me ha gustado mucho el relato.
    Muy bien el final.
    Bien llevado.

    Besos.

    ResponderEliminar
  21. Niña... me dejas pasmadita :)

    Escribir es realmente dificil.

    Mis mas fervientes aplausos!!!

    Bicos!!!

    ResponderEliminar
  22. Nunca se me habría ocurrido relacionar las estaciones del año con una silla, lo has hecho muy bien.



    Besos.

    ResponderEliminar

Si alguna vez te has quedado mirando a la luna, o a las estrellas, tú también tienes algo que comentar...
Y si no lo has hecho, nada te impide escribir un pequeño comentario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...