4 mar. 2012

Teatro

No es la primera vez. Bueno, sí, es la primera vez que hay tanto público. Pero no importa, todo va a salir bien. Tan solo tengo que decir una frase, dar media vuelta y volver a salir del escenario. Tiene que salir todo bien. No: ¡va a salir todo bien! 


Por fin actuaré en un teatro de verdad, y no en esos cuchitriles y salones de mala muerte por los que he tenido que mostrarme... ¡La de veces que hasta me daba vergüenza salir vestida con los trapitos que me obligaban a usar! Pero esta vez es diferente. Con este precioso vestido de noche, los largos guantes a lo "Gilda", el pelo perfectamente recogido, estos magníficos zapatos, el collar de perlas, este inmenso anillo... Sí, va a salir todo bien. Saldré al escenario, diré mi frase, volveré.. Y, a partir de esta noche, todo cambiará: hay un nuevo mundo esperándome...

Ya están ahí, ya me llaman tras la puerta del camerino. ¡Ya voy! No sé si será lo mismo con tantos focos dirigidos hacia mi. No importa, no pensaré en ello. Lo he ensayado al menos cien veces y no me voy a equivocar. Ya estoy. Ya me toca. "¡Mucha mierda!", oigo que alguien dice desde atrás; me están deseando buena suerte... ¡Adelante!

Delante de mi, el escenario. Camino con paso lento, pausado, como una modelo que se luce sin prisas. Tiene que ser elegante; es elegante mi forma de andar, también lo es el insinuante movimiento del vestido, con esta abertura lateral mostrando mis piernas... Ya estoy llegando al lugar en que he de decir mi frase...

Mi frase... ¡Oh, cuánta gente! Todos me están mirando. Tengo que decirlo. Tengo que... ¿qué pasa? ¿en dónde estoy? ¡Ah...! ¿Qué tengo que decir? ¡No me acuerdo! ¡Que alguien me ayude! ¿Dónde está el apuntador? ¡No veo nada! Los focos no me dejan ver. Tengo que decir algo ¿lo qué? ¡No me acuerdo! ¡No...! ¡maldita sea! ¡ésto no me puede estar pasando! ¡mi frase...!

No me acuerdo de nada. Todos me miran. ¿Qué hago? Ya decía yo que todo ésto era demasiado para mi. Me rindo; sí, aquí, en mitad del escenario. Ya todo me da igual. Fuera este anillo; al suelo con él. Fuera este guante... ¡sí que es difícil quitarse unos guantes tan largos! Creo que Gilda empezaba por un dedo..., así...; luego otro..., otro...; ahora es más fácil... Ya está: ¡al suelo también con él! Mejor me voy de aquí, sin prisas... no sea que por encima vaya a caerme de estos tacones de aguja, se abra la raja del vestido y se vea más de lo debido...

Ante tremendo lapsus, alguien decide bajar el telón. Mientras ella vuelve lentamente sobre sus pasos, la enorme tela va cayendo con calma sobre el escenario.

El público, que había presenciado silenciosamente la escena, rompe en un unánime aplauso que va in crescendo a la vez que todos en el teatro se ponen de pie. El aplauso continúa varios minutos.

Llegando ya al camerino, arrastrando el alma derrotada por haberse quedado en blanco, ella no oye lo que ocurre detrás. Sin darse cuenta, sus compañeros actores la han alcanzado y, casi en volandas, la llevan de nuevo al escenario para saludar todos juntos; después, se separan y la dejan a ella en medio del grupo y de las ovaciones del público. Sus compañeros aplauden y la miran también. Como si estuviese viviendo en un sueño, se inclina levemente, sonrie incrédula y saluda una vez más exactamente allí, detrás del guante y del anillo que hace unos momentos dejó tirados en el suelo.

"En la próxima función, ni se te ocurra decir tu frase ¿me oyes? Haz exactamente lo mismo que has hecho hoy..."

33 comentarios:

  1. Queridos amigos:

    Aún medio subida en la nube a la que llegué tras los comentarios en "El guardaespaldas", quiero agradecer vuestras visitas, vuestras lecturas, vuestras palabras... y las bonitas sorpresas que en cada comentario me habeis dejado. Con más calma, os iré respondiendo a cada uno.

    Hoy os invito a leer "Teatro". La vida es así: nunca se sabe lo que nos vamos a encontrar detrás del gran telón...

    ¡Biquiños!

    Carmen

    ResponderEliminar
  2. Improvisar es lo que hace artistas y no el repetir el guión como un lorito. Y la naturalidad por supuesto.
    Buen relato. Te apega al ordenador.

    Un abrazo Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Juan. Otro abrazo para tí.
      ¡Biquiños!

      Eliminar
  3. Esta tu entrada y esta "tu frase , me ha subyugado, una preciosidad de rela- to y es que "cuando Dios quiere con todos los aires llueve"!

    ¡Bravo!!
    C'est magnifique!!!!!
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No conocía el refrán, André, pero bien dice, es verdad.
      Gracias por tu comentario. Espero que ya estés recuperado del todo.
      ¡Biquiños!

      Eliminar
  4. Improvisar si señor,muchas veces es lo más apropiado.Milllll besitos carmen como estas????

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Midala! Gracias por pasarte por aquí. Y ahora mismo, sin esperar más, iré a hacer aquello de lo que habíamos hablado...
      ¡Biquiños!

      Eliminar
  5. Hola Carmen, qué buen relato, me guiaste perfecto y fui imaginando la escena, y por un momento dije, pobre tipa, cantó victoria demasiado pronto, me gustó el final, y me hace pensar, para la próxima función ¿qué es lo que sucederá?

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alezhi! ¿quién puede saber lo que ocurriá en la próxima función? Pero es interesante eso de dedicarle un rato a pensar en las posibilidades.
      ¡Biquiños!

      Eliminar
  6. A veces sobran las palabras, aunque no le auguro mucho èxito en el teatro.

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Quién sabe, Paco, quién sabe! Ella misma se había rendido, y mira lo que le pasó, je.
      ¡Biquiños!

      Eliminar
  7. hola mi amiga de las meigas, seguro me habras enviado alguna para ayudarme, YA ESTOY EN CASA
    perdona pero me canso y lo tengo que dejast ya seguire manolo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Manolo, no te canses por pasarte por mi blog. Y menos ahora que lo que necesitas es relajarte y descansar para ir recuperándote, que no le ocurre a uno todos los días lo que a tí te ocurrió. Me alegra mucho que ya estés de vuelta y espero que sigas bien y que no se te vuelva a repetir algo parecido. Recibe un fuerte abrazo!!
      ¡Biquiños!

      Eliminar
  8. No cabe duda que es una experiencia que puede llegar a confundir y paralizar. El miedo escénico no nació en el Bernabeu de la mano de Valdano. ;-)

    Buen relato, Carmen. A pesar de que en la primera lectura me despisté con el cambio de narrador, al releerlo me encajaron todas las piezas.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No entiendo mucho de esas cosas, pero creo que tiene que haber diferencia entre el miedo escénico y el "quedarse en blanco" en determinado momento. Recuerdo haber vivido lo de quedarme en blanco; solamente una vez, pero es algo que no parece real, sobre todo si se está acostumbrado a hablar en público y se tienen recursos para ir saliendo de las situaciones complicadas. Pero sí me acuerdo de aquella vez que me quedé en blanco en cierta función en el instituto ¡y eso que tenía en la mano unos folios con notas sobre lo que tenía que decir! Tampoco no me acuerdo cómo salí de esa; sé que al final dije algo y salí adelante (ya te digo que recursos no me faltaban); pero el detalle del momento en que la mente se queda así es casi increíble.
      Gracias por tu comentario.
      ¡Biquiños!

      Eliminar
  9. a veces el éxito tiene caminos escabrosos y se presenta en el momento menos esperado. por otra parte, este pirata tiene la imaginación muy viva y no ha parado de reir, je. besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Je, me alegro de que te haya gustado, Draco. ¡Biquiños!

      Eliminar
  10. Hasta los papeles más sencillos pueden resultar complicados y cuando las cosas parecen irresolubles sólo queda confiar en el propio instinto de improvisación. A veces el éxito puede venir de la forma más inesperada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Tino: el éxito y cualquier cosa pueden venir de la forma más inesperada y en el momento en que uno menos se imagina. La improvisación puede convertirse en el más valioso de los recursos en las situaciones más complicadas.
      ¡Biquiños!

      Eliminar
  11. Cuando algo tiene que salir bien, mas allá de los nervios, todo conspira para que triunfe.

    Un abrazo Carmen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cecy. Es cierto que a veces se busca algo de mil maneras y en mil lugares y no se encuentra y, sin embargo, cuando menos se lo espera, aparece. Yo pienso que es que las cosas, si tienen que ser, serán, y si no, pues no lo van a ser. Pero eso no nos exime de intentar encontrar aquello que buscamos.
      ¡Biquiños!

      Eliminar
  12. Como ves y ya ha dicho alguien a veces un hecho vale mas (en éste caso) que una pequeña frase.
    Nos estás hablando acaso en éste relato que es el destino el que nos traza el camino muchas veces?
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Divi! Si se creyera que el destino es lo único que traza nuestro camino, con quedarnos sentados esperando, ya todo estaría hecho. Pero no: hay que moverse, buscar y ganarse la propia vida, los propios momentos, las cosas que nos hayan de suceder, buenas o malas. Es posible que no siempre sea como uno quiere, o que lo que uno quiere no se encuentre nunca; o que se encuentre uno con algo que nunca imaginó que le ocurriría, bueno o malo...; pero siempre hay que hacer algo, no dejarse confundir con que el destino nos espera y ahí ya está todo. Hay que luchar por lo que se quiere, lleguemos a conseguirlo o no. Rendirse es otra opción, pero tampoco nos asegura que vayamos a dejar de conseguir alguna cosa, sea la que se espera o sea otra.
      ¡Biquiños!

      Eliminar
  13. Definitivamente como la vida misma, situaciones inesperadas, soluciones impensadas, desafío.

    Mientras sigue la vida, querida Carmen, arriba el telón...

    Un abrazo muy grande y mi deseo de una linda semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien dicho, Mayra: mientras sigue la vida ¡arriba el telón! ¿sabes que ese fue uno de los títulos que barajé para ponerle a este post?

      ¡Biquiños!

      Eliminar
  14. Excelente entrada, me gustó mucho como llevas la narrativa.
    Creo que no hay mejor actuación, que la vida misma...
    Besitos en el alma
    Scarlet2807

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Scarlet. Sí, la verdad es que, en realidad, todos somos, de alguna manera, los actores principales en nuestras propias vidas.
      ¡Biquiños!

      Eliminar
  15. Te desejo muitas alegrias temperadas de felicidades..Em nosso dia internacional da mulher sejamos mais unidas em amor e fraternidade para que o amor seja a Oração de nosso coração..

    Beijo Amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Rachel. Que el día de la mujer, el día del niño, el día de... de todo lo que sea, no se quede en un solo día al año: que esa unión entre las personas se fortalezca y sea más sólida día a día y por siempre...
      ¡Biquiños!

      Eliminar
  16. Me has hecho acordar de una pesadilla que suelo tener después de que dejé de tocar: Se abre el telón y no sé qué canción es, ni qué tengo que cantar. Un horror.
    Por suerte para tu artista las cosas han sido diferentes, ha logrado un gran éxito de su silencio.
    Creo que a muchos políticos los aplaudirían a rabiar por quedarse callados, je.
    Un beso enorme.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Humberto! Je, tu comentario me recordó una de las primeras actuaciones de mi hijo en su grupo de rap (bueno, creo que es de eso, no estoy muy segura de lo que en cada momento tienen en la cabeza: el otro día me hablaba del jazz como una novedad que acabase de descubrir). Resulta que salió al escenario y tenían todo preparado, la música en aparatos electrónicos programados y esas cosas; el caso es que empezó la primera canción y, al parecer, se quedó en blanco y no recordaba la letra. Ni corto ni perezoso, por el micro le soltó al compañero "¡eh, que esa no era, que es la siguiente!", je je. El compañero cambió de pista y entonces sí comenzó el concierto con normalidad (y todos los que estaban allí pensaron que, efectivamente, había sido un error en la programación de los temas). Terminaron, les aplaudieron, y todo salió bien.
      En cuanto a lo que dices de los políticos, estoy de acuerdo contigo...
      ¡Biquiños!
      Carmen

      Eliminar


  17. ¡¡Feliz día de la mujer para ti!!

    Siempre hay una mujer a nuestro lado, madre, hermana o amante esposa.
    Ante ella hoy me inclino rindiendo mis respetos y admiración.

    Una mujer no merece un día para honrarla, sino toda una vida para ensalzarla,
    porque es maravillosa creación del Señor para germinar el cielo.

    Un abrazo

    María del Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María del Carmen. Cierto: no debería dedicarse un solo día a acordarse de "la mujer", sino que todos los días del año tendrían que ser igual de importantes.

      ¡Biquiños!

      Eliminar

Si alguna vez te has quedado mirando a la luna, o a las estrellas, tú también tienes algo que comentar...
Y si no lo has hecho, nada te impide escribir un pequeño comentario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...