6 ago. 2011

El Bar Azul

A veces digo que prácticamente nací en un bar. No es cierto, pero casi. Si así fuera, hubiera sido en el Bar Azul.

En la esquina de Estados Unidos con Santiago del Estero estaba el Bar Azul. No puedo recordarlo más que de oídas y de algunas fotos que mi familia conserva, pero siempre está presente, por unas cosas o por otras.



Unos años antes de mi nacimiento ocurrió algo, según cuentan, unas revueltas que llevaron el ejército a la calle. Los socios del bar estaban trabajando dentro y, ante el peligro, decidieron bajar las grandes persianas metálicas para protegerse, pero las dejaron un poco abiertas, algo así como medio metro; no quedaban a oscuras y además podían observar agachados lo que ocurría en la calle.

El tiempo pasaba y aquello continuaba, no sabían muy bien qué hacer. José, el Pelado, se acercó un poco más y podía ver cómo pequeños grupos de soldados se movían cubriéndose entre ellos las espaldas, con sus armas listas para lo que fuera necesario. Uno de aquellos grupos comenzaba lentamente el paso por delante del bar. Como para indicarles que siguieran tranquilos, que allí no pasaba nada, al Pelado no se le ocurrió otra cosa que hacerles un gesto levantando y moviendo el brazo, pero aquellos soldados no debieron interpretarlo así: inmediatamente se pusieron en guardia y comenzaron a disparar sin miramientos contra la persiana metálica del bar. Los socios corrieron hacia adentro asustados a refugiarse...

Ya no necesitaban la persiana a medio cerrar para que entrase la luz: tenía más agujeros por centímetro cuadrado que una espumadera o un colador. No tengo ni idea de las que le habrían dicho al Pelado cuando por fin todo acabó y pudieron recuperar el aliento.

De todos modos, no debieron servir de mucho aquellas broncas, porque las historias del Pelado continuaron, incluso después de la época del Bar Azul.

23 comentarios:

  1. Hola amig@s.
    Con un año más, pero no a cuestas (solamente en el DNI y poco más), regreso al blog para agradeceros vuestros comentarios y vuestra compañía, que he sentido a través de ellos. Sois maravillosos.

    Y quiero por ello intentar esbozar una sonrisa en vuestros rostros. "El Bar Azul" es un pequeño dulce. Pero ¡cuidado! que más adelante puede traer algunas sorpresas.

    Recibid un fuerte abrazo, con cariño.

    Biquiños.

    Carmen.

    ResponderEliminar
  2. ¿así que el tal pelado originó un fusilamiento en regla dando él mismo la señal? je. me ha hecho recordar a peter sellers en la "fiesta inolvidable". un beso.

    ResponderEliminar
  3. quiero saber que hizo el sr pelado!!

    ResponderEliminar
  4. Quiero saber más del Bar Azul y del Pelado.



    Besos Carmen.

    ResponderEliminar
  5. La verdad que no me hizo esbozar ninguna sonrisa. Muy por el contrario, como sujeto que atravesó esa época en la que está ambientado el Bar Azul, y conociendo muy bien a esos característicos soldados de cualquier país bananero latinoamericano, afirmo que cuentas una historia demasiado real como para lograr sacar una sonrisa de mis labios.
    Y no lo digo desde fuera, lo digo como brasileño que vivió una adolescencia dictatorial y como actual habitante de Argentina, otro de los países que padeció esa lacra.
    No quiero ser aguafiestas, pero veo en tu historia un magnífico y real retrato de la tiranía sudaca. Tal vez la mejor historia basada en la vida real que hay visto escrita en este blog... pero de sonrisas: Nada.
    Pido perdón, Carmen, si me extendí en el comentario o si dejo un sabor amargo, pero me permito ser sincero contigo. Por aprecio, por respeto y por cariño.
    Besos.
    HD

    ResponderEliminar
  6. Carmen realmente has retratado un periodo de tiempo de nuestra época pasada, podría haber pasado en cualquier sitio de nuestra geografía y con "pelaos" semejantes, y bares de azul.
    Esbozo una sonrisa agridulce al recuerdo y al presente.

    Feliz fin de semana querida Carmen

    Petonets i abraçades

    ResponderEliminar
  7. Lamento el comentario de Humberto Dib, un profesional que menciona "cualquier país bananero", soy Salvadoreño, huérfano, precisamente por esos perros uniformados, y siempre he tenido mesura para referirme a "otros" países que padecieron la lacra de las botas y el fusil. En fin. Un retrato de una época para olvidar. "Un país bananero", qué frasesita. ¡Por favor! Abrazo.

    ResponderEliminar
  8. muy de acuerdo con Humberto; la atmòsfera refleja la locura del vivir "bajo tiro" tìpico del centroamerica en los años 80-90; cuantas cortinas metàlicas han sido acribilladas, asì , porquè habìa algo sospechoso.
    un saludo , gracias por pasar por mi espacio.
    Blas

    ResponderEliminar
  9. Ahora sí se me esbozó la sonrisa, Carmen...
    Voy a ampliar mi concepto:
    Hay países bananeros con bananas, p.ej. Brasil.
    Hay países bananeros sin bananas, p.ej. Uruguay.
    Pero la característica general es que no hemos sabido luchar contra el perro rabioso de la dictadura, muy por el contrario, muchos las han abalado.
    Que nadie lamente mis comentarios, en todo caso quien habrá de lamentarlo (o no) soy yo.

    Muy bien, Carmen, este blog va adquiriendo color.
    Como decía Dostoievsky en uno de sus libros: El ser humano es el campo de batalla donde Dios y el Diablo luchan sus batallas. En este caso, Meiga noite de lúa es el territorio donde dos intrascendentes disputan sus verdades endebles.
    Besos.

    PD: Gracias a Blas quien supo entender que lo de "país bananero" es un tropo literario y no un posicionamiento político y/o social. Afortunada la frase o no.

    ResponderEliminar
  10. "Banana não tem caroço, mas tem filamento grosso, que dificulta a mastigação”...
    Y... dificulta la "masticación" de la frase. Como argentina, también me ha tocado vivir toda la época del "proceso militar".
    Creo que tanto Julio como Humberto tienen razones MAS que suficientes para sensibilizarse con este tema, mas lo expresan de manera diferente. Quizás fue una "metáfora" -dura- que engloba un montón de cuestiones pero no todos pueden interpretarla como tal -como una simple metáfora- Y es por demás entendible; el dolor y las vivencias nos dejan marcas, que quizás hasta la más ingenua o despectiva de las frases “nos revuelven” la historia.
    Tendiendo un manto de piedad, rescato -con humor- la actuación del Pelado, quien, sacándolo de allí -del contexto de donde se produjo la escena-, no deja de ser “todo un personaje” que, por donde vaya o donde esté, seguirá haciendo de las suyas. Un beso Carmen !!!

    ResponderEliminar
  11. La verdad a mi me parece como si estuviera escuchando un cuento...pero no es cuento y me parece muy triste....

    ResponderEliminar
  12. Con los militares no hay mucho de que hablar, seguro que el pelado aprendió la lección
    Un beso

    ResponderEliminar
  13. hola CARMEN

    un gusto leerte.
    feliz dia!

    abrazos

    ResponderEliminar
  14. Hola a tod@s.

    El Pelado era un hombre excepcional y muy especial, un buen hombre en dónde los haya.

    Supongo que en aquel momento los socios del Bar Azul se debieron sentir muy asustados; sin embargo, con el tiempo, la historia quedó en anécdota, en algo fuera de todo contexto político o militar. Quienes estaban allí y aún lo recuerdan, quienes me lo contaron, hablan de ello con una sonrisa precísamente porque lo importante de aquello residía en José, el Pelado, y en su manera de ser.

    Yo lo recuerdo con mucho cariño, y también recuerdo cómo era, a pesar de ser yo muy niña.

    Sigue ahí, en Buenos Aires... Descansa desde hace unos años en el cementerio de la Chacarita. Desde mi blog quiero hacerle un pequeño homenaje cuando escribo sobre sus pequeñas y curiosas historias.


    Gracias a tod@s por vuestros comentarios y, los que estais ahí, cuando paseis cerca de la Chacarita, recordad unos segundos que un buen hombre mora en algún rincón de ese lugar.


    Biquiños.


    Carmen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carmen, he leído con mucho interés esta curiosa historia. Conocí al Pelado cuando era chico, era amigo de mi padre y el hermano de un tio mio. Posteriormente mi padre, junto con sus socios, le compró el Bar Azul y allí estuvo trabajando durante muchos años... mi vieja me ha confirmado esta increíble historia. Actualmente vivo en España y tengo hermosos recuerdos de mi Buenos Aires natal y, en especial, del Bar Azul.

      Un saludo

      Eliminar
    2. ¡Hola Tino! Mañana mismo pregunto a mis padres sobre lo que me cuentas. He mirado tu perfil y no he visto ni blog ni email; me gustaría poder hablar contigo más cosas sobre el tema ¿y si resulta que nos hemos conocido? Si quieres, a través del link que te voy a copiar puedes ponerte en contacto conmigo:

      http://meiganoitedelua.blogspot.com/p/recibir-informacion-por-email.html

      No sé si el link funciona, pero si no es así, puedes copiarlo en el navegador y que te dirija a él, o pinchando en mi blog, arriba, a la derecha, en dónde pone "Recibir información por email". Espero tus noticias.

      ¡Biquiños!

      Eliminar
    3. Por cierto, Tino, y por si te interesa, he publicado en enero otra de las anécdotas protagonizadas por el Pelado. El post se llama "En el fútbol" y el link es :

      http://meiganoitedelua.blogspot.com/2012/01/en-el-futbol.html

      Eliminar
  15. Debió de haber sido un momento desafortunado para muchos el haber estado en esa situación, y lamentablemente de una u otra forma ese tipo de historias se repiten pero de manera igualmente trágica, hoy parece que la violencia y la muerte es lo que le da vida a niños y jóvenes criminales que atemorizan a la sociedad.

    Saludos

    ResponderEliminar
  16. Se me puso la piel de pollo, será por los recuerdos, algunos que casi como neblina, porque era chica, y vivía en Rosario, ahora en buenos aires. Sabes vivo muy cerca de las cuadras que nombras.
    Uff, que relato Carmen!!!

    Otro abrazo!

    ResponderEliminar
  17. Cecy: yo tengo recuerdos bastante claros de algunos lugares y calles, pero era muy pequeña por aquel entonces; es más, cuando ocurrió lo de esta historia yo ni siquiera había nacido, así que recurro para esos datos a mis padres, quienes son los que me cuentan una y otra y varias veces más esas cosas que ya tantas veces había escuchado. También a otros familiares, alguno de los cuales aún reside en Buenos Aires. Hace un par de días me han dicho que si no quería ir a pasar unos días por allá; no estoy muy segura de querer: sé que todo está demasiado cambiado y casi prefiero recordar lo que aún queda dentro de mi. Me han dicho que el último lugar en el que viví ahora es una de las zonas más peligrosas de la ciudad, cuando por aquel entonces era un barrio muy bonito y tranquilo...

    ResponderEliminar
  18. Hola Carmen
    Soy la hija de Jesús Senra y de Irma , por tanto , sobrina del Pelado.
    Yo le conocí el 1988 ( cuando vinimos a España yo tenía solo dos años y no recuerdo nada de allá ) y ya no causaba tanta gracia. Me alegra enormemente que lo recuerdes con tanto cariño, seguro que desde donde esté también se reirá de sus propias aventuras.
    Pd: Dile a tu padre que te cuente ( si no lo ha hecho ya ) el dia en que los encañonaron con un revólver y el se metió en la cocina a comer sopa.
    Un bico

    Silvia Senra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Silvia!! Tú y yo sí que nos conocemos, aunque la última vez que nos vimos eras muy pequeña y es probable que no lo recuerdes. Quizá tus hermanos sí pues más o menos tienen edades como mi hermana y yo. Ahora que me acuerdo..., nos tuvimos que ver en otra ocasión, cierta celebración familiar...

      Me ha contado mi padre el detalle que mencionas, y otros. Algunos espero contarlos por aquí en cualquier momento.

      Da recuerdos a tus padres y a toda la familia; no sé si sabes, pero os tengo mucho cariño. Supongo que ellos te habrán contado cómo se conocieron...

      Si quieres, puedes ponerte en contacto conmigo como lo ha hecho Tino, a través del link:

      http://meiganoitedelua.blogspot.com/p/recibir-informacion-por-email.html

      (tienes que pegarlo en el navegador, que algo ha pasado en blogger y no me acepta poner liks en los comentarios).

      De todos modos, sé que cualquier día podemos bien hablar por teléfono (mis padres tienen el de los tuyos) o incluso vernos...

      ¡Biquiños!

      Carmen

      Eliminar

Si alguna vez te has quedado mirando a la luna, o a las estrellas, tú también tienes algo que comentar...
Y si no lo has hecho, nada te impide escribir un pequeño comentario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...