26 jun. 2012

Madurando

Han pasado muchos años desde que papá y mamá se divorciaron. Yo era pequeño aún, y aunque entendía lo que estaba sucediendo, me dolía mucho cada vez que papá me decía que iba a venir a buscarme..., y después no aparecía. Es verdad que cuando me llevaba a su nueva casa, me prometía cosas y me dejaba hacer todo lo que yo quería, incluso todo aquello que mamá siempre me había prohibido (yo sabía que no estaba bien pero ¿qué?, quería hacerlo y punto; y papá me dejaba). Eso sí, las promesas acababan siempre de la misma manera: como si nunca él hubiera dicho nada al respecto; algo así como cuando me dijo que me llevaría a Manzaneda a ver la nieve... Según él, durante tres años consecutivos no cayó un copo de nieve en la estación invernal. Al final, acabé dándome cuenta del engaño.

4 jun. 2012

Al escritor

Mudo, el escritor pasa los días.
No fluyen de dentro las palabras.
O sí; pero, mudo, se las calla.
¿Qué dolor tan hondo hace sangrar su alma?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...