21 may. 2012

Vidas como las demás

Después de tantos años, conocen muy bien en qué lugar les conviene pasar la noche. Rara vez se decantan por el albergue; tan solo si el tiempo inclemente amenaza de mala manera, o si alguno de los dos se encuentra muy enfermo. No lo han jurado por escrito ni con palabras (cuidarán siempre el uno del otro, en lo bueno y en lo malo, en la riqueza, que saben que no habrá, y en la pobreza, en la salud y en la enfermedad... hasta que la muerte los separe), pero con sus miradas se entienden y esas son más válidas que cualquier papel firmado, incluso más que un juramento de sangre. Prefieren dormirse mirándose a los ojos, da igual el rincón de la ciudad, el parque o el puente; mañana será otro día y así, día tras día, viven sus vidas tal y como lo han elegido.

11 may. 2012

La guerra de las niñas

Aunque alguna vez nos escapábamos, como cualquier niña o niño de nuestra edad, lo habitual era que estuviésemos jugando siempre en la acera delante del bar. Allí, desde dentro, nuestros padres podían vigilarnos a través del ventanal mientras ellos trabajaban. De todos modos, lo de escaparse era cosa rara, y previo "pedir permiso" para ir a jugar junto al colegio; alguna vez nos adentrábamos un poco más allá, en la zona más desconocida, junto al río. Y aún así, pocas veces, porque estar frente al bar parecía interesante para los demás, y siempre venían hasta nuestra acera.

2 may. 2012

A mis amigos


Hace prácticamente un mes que no escribo. Tampoco he pasado por otros blogs. Mi salud no me lo permitía y todavía estoy en recuperación. 

No sé cuánto durará este proceso y no quiero forzarme, no debo hacerlo. Pero todos y cada uno de los días, cada vez que peino mi melena larga plateada, me acuerdo de mis amigos en los blogs y en internet, y, pasito a pasito, como un bebé que aprende a caminar, voy progresando y esperando poder volver pronto... muy pronto, aunque no sepa cuantificar ese tiempo.

Un fuerte abrazo.

Carmen.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...