8 sept. 2012

Se acordaron de su madre


Y allí estaba. Después de la catástrofe..., después de haber causado tantos problemas..., después de que se acordaran de su madre... (¡ups! ¿tiene madre?). 


Porque no tiene perdón que en el último momento se rompa la cremallera del pantalón y el dueño del mismo, justo delante de quienes le iban a entrevistar para el puesto de trabajo que tanto anhelaba, por el que tanto había luchado..., aquel por el que se peleaban unos y otros..., se viera obligado a taparse con las dos manos la entrepierna para no dejar al descubierto sus prendas interiores.

El problema era que bajo el pantalón no llevaba prendas interiores...

Y tras el bochorno..., apareció la pieza que faltaba y que debía sujetar... aquello que no sujetó y se escapó de su prisión. 


 -------------------------------------------------------------------------

Post preparado para el blog :   Jugando con Imágenes


8 comentarios:

  1. Queridos amigos:

    Entre la realidad y la ficción hay a veces una línea muy difícil de distinguir. Gracias por vuestras visitas y comentarios en “¿Meigallo?”.

    Hoy publico un post preparado, en un principio, para salir a la luz dentro de unos días en “Jugando con Imágenes”
    ( http://fotoscdjugando.blogspot.com.es/ ) , blog que hemos abierto mi amigo Draco y yo como un pequeño entretenimiento y con la única intención de pasarlo bien. Mas ,cuando estaba programando esta pequeña historia, pensé que podría muy bien haberla subido aquí, en Meiga Noite de Lúa. Draco me animó a ello, y ahora es una historia de “Meiga” que se republicará en “Jugando con Imágenes”. Espero que os guste.

    ¡Biquiños!

    Carmen.

    ResponderEliminar
  2. te iba a decir que también uno de los que la podían andar buscando es el príncipe de edimburgo que aireó sus miserias la otra vez; pero ya me acordé que lo que él usaba fue una kilt y no pantalones. (bueno, los pantalones -aunque use vestidos y faldas-, los lleva la reina)
    besos.

    ResponderEliminar
  3. ¡Que bien lo cuentas !, estás llena de ingenio.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Me rei, me imaginaba la suacion, que manera tan absuda tuvo la cremallera para fastidiar. besos

    ResponderEliminar
  5. Me has arrancado una sonrisa, Carmen y eso que creí que el gris de la tarde me lo iba a poner imposible.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  6. Muy bueno el relato!!! Sutil y ocurrente. Saludos

    ResponderEliminar
  7. Yo creo, que igual si lo que se viò gustò a alguna entrevistadora, aùn podìa tener posibilidades....jajaja

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar

Si alguna vez te has quedado mirando a la luna, o a las estrellas, tú también tienes algo que comentar...
Y si no lo has hecho, nada te impide escribir un pequeño comentario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...