30 jun. 2011

Siempre

Siempre se juntaban en mi contra. Yo no sé por qué. Debía ser tonta también. Lo que estaba claro es que ellas eran más guapas; yo era el patito feo.
Mi prima y mi hermana, rubias las dos. Mi prima con ojos de color de miel; mi hermana con sus preciosos ojos verdes. Las dos delgaditas y yo..., con esta maldita barriguita incipiente que me ha acompañado siempre..., y que ha heredado uno de mis chicos. Bueno, yo ya la había heredado de mi madre... Cosas de familia.
Por encima, ellas con sus melenas largas y lisas, y yo tan blanquita, con el pelo tan negro y ondulado... y mis ojos...

26 jun. 2011

¿Noite Meiga?

Meiga Noite de Lúa: yo te digo que a mi ya no me engañas pero ¿porqué ese empeño en engañar a los demás?

Noite Meiga por excelencia. Tus súbditos se arrodillan ante ti. Construyen altares especialmente para ti. Cantan y bailan alrededor del fuego que te simboliza, porque eres tú, lo hacen por ti. Pero no te llega con eso, y quieres más..., y más..., y más...

23 jun. 2011

Dormir

"El último café. No, ya no; mejor me voy a dormir. Dos semanas de exámenes, casi no he pegado ojo; no puedo más. El último, ya estoy en casa... A la porra los libros y los apuntes; no sé si llevarlos para la hoguera y quemarlos en San Juan. Me voy pa'cama...

21 jun. 2011

Cruces

Cuando vas a una boda y te sorprendes de todo lo que se han gastado para la ceremonia y el banquete, te alegras de haber estado allí. Recordarás aquello como un evento especial, sobre todo si hablas con álguien que no hubiera sido invitado; no lo niegues, como a todo el mundo te gustará contar lo bien que lo han organizado y lo estupendamente bien que te lo has pasado.
Cuando vas a un entierro y ves que el ataud del difunto es el más lujoso que nunca habías visto, tampoco te quedas mudo, aunque pienses que para qué semejante gasto si al final allí adentro nadie lo volverá a ver ni usar. Y te das cuenta de que alrededor todos hablan de lo mismo; muchos ni siquiera están pensando en el dolor de la familia, sino en el dinero que se han gastado.

Cara y cruz.

19 jun. 2011

Getsemaní

Sé que tiene que haber más, pero entre mis fotos solamente encuentro una de mi madrina sentada en uno de los bancos. 
Ir al Centro Lucense era sinónimo de pasarlo bien: juntarse la familia y amigos, la comida bajo los árboles y, sobre todo, poder jugar con los primos en las piscinas. Pasábamos la tarde en la de los niños pequeños porque todavía no sabíamos nadar. Pero lo único importante era divertirse. Ver a mis primos haciendo el tonto, compitiendo por saber quién aguantaba más tiempo con la cabeza debajo el agua, y después más broncas de su madre (mi madrina), ya era un buen pasatiempo. O desenmascarar a mi prima: intentaba hacernos creer que ya nadaba; la muy tramposa, se apoyaba con las manos en el fondo de la piscina. El tiempo se iba demasiado rápido y enseguida llegaban la noche, el cansancio, y los "¿cuándo nos vamos?".

15 jun. 2011

El escudo

 -Tomá, con estas monedas vas al kiosko en el recreo y te comprás un escudo del colegio para poner en el blazer.

- Pero ¡mami, en el kiosko del colegio no venden escudos!

- Sí que los venden, ¡los tienen que vender ahí! Vos vas y le pedís uno...

- ¡Pero mami...! 

13 jun. 2011

Guardapolvos blancos

La fila de mamás con sus hijitos en brazos, o de la mano, se alargaba saliendo por la puerta hasta la vereda. Las baldosas grises gastadas de tanto que las pisaron, los que fueron algún día azulejos blancos cuadrados, ahora rayados por el tiempo y los golpes que les dieron y que recubrían parte de las paredes y algunos mostradores, hacían que ni siquiera abrochando el blazer del uniforme de la escuela pudieras sentir un poquito de calor. Todo era demasiado frío.

12 jun. 2011

Cuatro

Con el luto aún en el alma (no se pierde a una hermana todos los días), se dirige en taxi al hospital. La luz de la luna se cuela por la ventana trasera del auto e ilumina su abultado vientre.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...