4 oct. 2011

Carta al asesino de mi madre


Hola señor asesino:

Con tan poco tiempo, no he tenido oportunidad de aprender a leer o escribir; pero estas cosas no lo necesitan, y del mismo modo que yo escribo, usted recibirá allá en dónde esté. Lo que más me duele es saber que también mi madre estará en ese lado; sólo espero que allí pueda verla, y día a día, por los siglos de los siglos, el tormento que le llevó a asesinarla siga con usted y se acreciente, que se convierta en su infierno, ya que han dicho que eso no existía.



¿Porqué entró usted en la iglesia? ¿porqué diparó usted a mi madre y a la otra mujer? ¿qué le habíamos hecho ninguno de nosotros? Ya no le pregunto que porqué se dio la vuelta cuando llegó al altar y se pegó un tiro; el tiempo que yo viva no lo quiero malgastar en averiguarlo.

Señor asesino, yo nací en aquella iglesia, del vientre de mi madre muerta. Estoy esperando a que llegue el momento de poder ir a acompañarla y, con mi presencia en ese más allá, reconfortarla al menos un poco por todo lo que ella había tenido que pasar para que yo pudiera nacer. Y allí, a su lado, en dónde ni usted ni nadie nos volverán a hacer más daño, en dónde el tiempo es eterno y el amor infinito, pueda usted vernos y sentir, en lo que haya quedado de usted, la soledad más inmensa y el mayor castigo que se ha ganado a pulso hace unos días, mientras buscaba lo que buscase, al matar a mi madre mientras yo estaba aún en su vientre.


Álvaro.


P.D.: mire usted por dónde, señor asesino, que esta carta, que ni sé cómo yo mismo he escrito, resulta que hoy se la llevaré y entregaré en mano. Mi corazón se ha llenado de pena y ha dejado de latir..
                                                       ------------------------------------------


El jueves 29 de septiembre de 2011, un hombre entra en una iglesia de Madrid y dispara en la cabeza contra una mujer embarazada. Sigue caminando y, tras disparar en el pecho a otra mujer, se dirige al altar en donde se da media vuelta, se arrodilla y se suicida de un tiro en la boca. El hombre no conocía a ninguna de las dos mujeres.

La mujer embarazada, que salía de cuentas en unos días, entra en parada cardiorrespiratoria. Los servicios de urgencias le practican una cesárea post mortem y salvan al bebé. Cuatro días después, el pequeño fallece en el hospital.


27 comentarios:

  1. Estimados lectores, queridos amigos:


    Gracias por los comentarios en "Poner a parir", por las lecturas, por las visitas. Gracias a quienes han comentado por primera vez, y a quienes aún no se han atrevido a hacerlo. De un comentario del post anterior nació ese texto, así que no puedo menos que estar sumamente agradecida.


    Adelantándome a la fecha en que pensaba publicar, hoy nace "Carta al asesino de mi madre". Algo aceleró el proceso e hizo "salir" ese escrito. Hay cosas que, por mucho que se quiera, no se pueden evitar.


    Biquiños.


    Carmen.


    --------------------------------

    El jueves 29 de septiembre de 2011, un hombre entra en una iglesia de Madrid y dispara en la cabeza contra una mujer embarazada. Sigue caminando y, tras disparar en el pecho a otra mujer, se dirige al altar en donde se da media vuelta, se arrodilla y se suicida de un tiro en la boca. El hombre no conocía a ninguna de las dos mujeres.
    La mujer embarazada, que salía de cuentas en unos días, entra en parada cardiorrespiratoria. Los servicios de urgencias le practican una cesárea post mortem y salvan al bebé. Cuatro días después, el pequeño fallece en el hospital.

    ResponderEliminar
  2. Ha sido una tragedia. Yo me pregunto, estos que primero matan y luego se suicidan, por qué no lo hacen al revés?

    ResponderEliminar
  3. Kassio, eso ya lo he propuesto yo en Crimen perfecto ...

    ResponderEliminar
  4. Un acierto ser el protagonista de la cesárea , y es que la vida tiene esas cosas, y sin saber por que, le tocó a una gallega embarazada, que tal vez su único delito era dar vida y amar a la vida. ahora están juntos tal vez explicando algún por que , aunque nunca habrá un por que para estas cosas.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Las circunstancias de la vida que duras son a veces....no hay inteligencia humana que pueda entender este suceso.

    un fuerte saludo

    fus

    ResponderEliminar
  6. Lo escuche por la tele parece mentira que a estas alturas de la vida los locos anden sueltos por la calle, y hayamos tenido que lamentar perdidas humanas, a mi me parece que encerrar a los locos en el psiquiatrico seria una medida acertada.
    feliz semana.

    ResponderEliminar
  7. Carmen, es lamentable que hechos como estos se produzcan. Matar siempre es deleznable y más aún sin motivos, como una ruleta rusa. Me imagino al marido y a la familia de la mujer embarazada. ¿Cómo deben estar pasándolo? ¿Se recuperaran algún día?

    Mi más sentido pésame para ellos.
    Un abrazo grande, Carmen.

    ResponderEliminar
  8. Ah, sí. Menuda tragedia. Me enteré de casualidad, porque yo veo poco la tele. Lo icurrido es la típica "gracia" de un loco desesperado, que antes de irse al otro mundo, deja su tarjeta de visita para que la gente se acuerde de él. De hecho, soy partidario de no poner noticias como éstas en los informativos, para no darle publicidad a los desalmados.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. hasta los límites del mundo donde habita este pirata llegó aquella desgracia convertida en noticia; fue algo triste que me apenó bastante y me dejó pensativo. un beso.

    ResponderEliminar
  10. Que terrible, porque hay gente que llega a cometer semejante atrocidades... que nos pasa en este mundo que se escucha tanto de estas historias que hielan el alma.

    Un abrazo Carmen

    ResponderEliminar
  11. Qué terrible eso que ha sucedido, de verdad solo puedo entender que alguien con un fuerte resentimiento social hizo eso, no tiene justificación, que dolor debió sentir la pareja de esa mujer embarazada, pues no solo la perdió a ella, también a su hijo

    ResponderEliminar
  12. Ohhh...que tragedia amiga...yo no tengo palabras hacia una cosa tan malo..oh..ohh..ohh...

    te dejo un besos y mi dolor

    ResponderEliminar
  13. ¡Cuántas cosas para decir!
    Es increíble el hecho real que sostiene este texto.

    Me parece muy interesante el recurso que has usado para escribir tu relato, desde el formato carta hasta esa primera persona que se siente acuciante.

    La variedad de los textos hace de este blog un espacio bello y enriquecedor.
    Un beso enorme.
    HD

    ResponderEliminar
  14. Ufff que triste y que amargo !! para los familiares y para los que se encontraron de cara con semejante tragedia, la verdad es que aunque haya mucho que decir te deja muda este suceso. De todos modos Carmen una carta muy bella ha escrito Alvaro con tus manos y tu cabeza para ver a su madre allá donde esté y seguro que su asesino no estará en el mismo lugar.. Yo no soy creyente de esas cosas pero intento pensar que lo malo y bueno nunca puede estar junto.. bueno vaya perorata filosófica personal te estoy dando.Lo dejo aquí vale?

    De todas maneras me encanta como escribes y pasar por tu blog cuando tendo un ratito.

    Un beso fuerte

    ResponderEliminar
  15. Yo que lo leí como ficción literaria y llego a tu anuncio final y, sorpresa, qué acontecimientos de la vida. Y sin conocer a las víctimas...

    Incomprensible, la verdad, este tipo de violencia, de asesinatos (si es que algún tipo de asesinato puede llegar a ser... comprensible).


    Es un mundo doloroso este en el que vivimos.

    Un beso grande, Carmen

    ResponderEliminar
  16. Tremendo. No sé de dónde sale tanta locura. Estoy de acuerdo (y quién no?) con Kassiopea, todos aquellos que asesinan y después se suicidan, mejor que le den la vuelta y empiecen por suicidarse.

    Un beso-abrazo

    ResponderEliminar
  17. No sé qué pasará por esos cerebros enfermos que han de morir matando. Qué sentido han de buscar en matar a alguien para así, quizá, contemplando la aberración, tener el valor, verse forzados a matarse. Maldita la idea, la mente que trastorna.

    Un abrazo Carmen

    ResponderEliminar
  18. Preguntarse el porqué suceden estas cosas sólo llevan a la desesperación. Suceden demasiadas veces como para pensar que a muchos ejemplares de nuestra especie les falta un gen... a demasiados.
    Precioso escrito.
    Besos.

    ResponderEliminar
  19. Que relato tan cruel y tan real, eriza los vellos.



    Un saludo Carmen.

    ResponderEliminar
  20. la locura y la estupidez humana no tiene lìmites, es el aspecto màs cruel de toda la historia.
    fuerte y emocionante tu relato
    un abrazo
    Blas

    ResponderEliminar
  21. El tema de la carta no puede ser más duro.

    Tu has sabido hacer que esa dureza y pensando en el Bebé se convierta en pura poesia.

    Comparto tus pensamientos. Saludos.

    ResponderEliminar
  22. Hola,preciosas letras van desnudando lentamente la integral belleza de este blog, si te va la palabra elegida, la poesía,te espero en el mio,será un placer,es
    http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
    gracias, buen día, besos irreverentes...

    ResponderEliminar
  23. Sobrecogedor relato , Carmen ,como decía Hobbes :Homo homini lupus.La naturaleza humana aterra .Saludos poéticos.

    ResponderEliminar
  24. He caído por aquí de casualidad,y tu carta me ha dejado atrapado.
    Triste acontecimiento que en los últimos tiempos parece ya casi una cosa natural. Todos los días oímos noticias sobre crímenes "de género", crímenes como este que no parecen tener ningún sentido, por atracos,y un largo etc,... Todos esto parece que cada día nos haga mas insensibles desgraciadamente.
    Me ha gustado mucho tu relato.
    Saludos cordiales Carmen.

    ResponderEliminar
  25. Hola a todos.
    Escribo desde el hospital; otra vez la angina de pecho dándome la lata. Pendiente de pruebas y resultados, en cuanto vuelva a casa comentaré y pondré una nueva entrada.
    Intentaré dejar un pequeño post en CARDI http://diariodeunacardiopata.blogspot.com/

    No creo que pueda conectar hasta volver a casa.

    Saludos a todos.

    Biquiños.

    Carmen.

    ResponderEliminar
  26. Estoy llorando, que gesto tan bonito escribir esa carta, ojala pudiesemos frenar tantas maldades que pasan a nuestro alrededor uniendonos todos en una cadena de pequeños gestos.
    MOITOS BIQUIÑOS PAISANA, COIDATE MOITO.

    ResponderEliminar

Si alguna vez te has quedado mirando a la luna, o a las estrellas, tú también tienes algo que comentar...
Y si no lo has hecho, nada te impide escribir un pequeño comentario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...