26 jun. 2011

¿Noite Meiga?

Meiga Noite de Lúa: yo te digo que a mi ya no me engañas pero ¿porqué ese empeño en engañar a los demás?

Noite Meiga por excelencia. Tus súbditos se arrodillan ante ti. Construyen altares especialmente para ti. Cantan y bailan alrededor del fuego que te simboliza, porque eres tú, lo hacen por ti. Pero no te llega con eso, y quieres más..., y más..., y más...


Emanas aromas sin olor que embrujan y hechizan. Te metes en sus mentes, te apoderas de sus voluntades. Envuelves el ambiente del aire que tú quieres que respiren y esperas..., esperas a que estén completamente en tu poder para mostrar tu cara más canalla, diavólica y egoísta. Llegado el momento, pides todo y no das nada. Y si en el más leve descuido se te ocurre que se empiezan a olvidar de ti, dueña de la oscuridad y cómplice de tí misma (nadie de ti se fía ya), abres tu boca infinita y en un grito ensordecedor pides aún más. No te llega lo que te dan, no te conformas con ello. Vida y muerte, muerte y vida: para ti ambas cosas son lo mismo.

Por un despiste, un aviso: más de cuarenta este año y solamente en este círculo.

Por tu egoísmo, el sacrificio. No servía cualquier cosa. Doble sacrificio humano, de fuego y agua...

Noite Meiga: ¿te mereces ese nombre? Grítame "¡SILENCIO!", si quieres. Pero yo... no me callaré.



Que en Paz Descansen. Tú..., ya sabemos que en un año volverás.




(Noche, tentación y fuego son palabras que ellas mismas se unen sin que haya necesidad de darles un empujoncito. Y si les acercas la palabra "vida", ya tenemos todo un mundo de pensamientos e ideas que irremediablemente traerán a la escena otra palabra: "muerte". Solamente con eso, se podría escribir la historia de la humanidad.
Post In Memoriam de todos aquellos que no supieron, o no pudieron, celebrar la Noite Meiga y llegar a contarlo después.
En La Coruña, tras el San Juan del 2011)

8 comentarios:

  1. Es una fiesta que festejan ustedes y a mi me dan ganas de estar.
    Conocer un poco mas.

    Me gusto el sentimiento que le pusiste a esta Noche!

    Un abrazo Carmen.

    ResponderEliminar
  2. estas tradiciones ancentrales siempre piden su cuota de sacrificio a pesar de los tiempos modernos que se viven; y son los más desprevenidos los que terminan pagando al final. lo siento por ellos. un beso.

    ResponderEliminar
  3. Una noche mágica donde todo es posible...

    ResponderEliminar
  4. ¿sabes que por un momento me he sentido fuera de este mundo? quizá en alguna otra época, y desde luego en algún otro lugar, quizá en un bosque denso, por la noche, una hoguera y éxtasis de locura..

    besos,

    ResponderEliminar
  5. Bonito post y buena fiesta.
    es un placer pasar por tu casa.
    feliz semana.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Más que lindooo, me gusta mucho del que escribes amiga querida y presente.

    El año pasa luego y todo volverá a acontecer.

    Besitos y una linda semana

    ResponderEliminar
  7. Tengo que hacer un ejercicio de imaginación para pensar en ese momento tan especial, pues donde vivo no se festeja, pero a través de tus palabras me aproximo a esa noche que parece tenerlo todo: el cielo y el infierno, y en el centro tú para contárnoslo.
    Un texto escrito con pasión.
    Un beso enorme.
    Humberto.

    PD: Me gustaron los cambios desde la última vez que estuve por aquí, y me gusta que este espacio crezca.

    ResponderEliminar
  8. Hola Cecy. Ciertamente es una fiesta mágica y ha ido creciendo y valorándose cada vez más con los años. Comenzó con pequeñas hogueras en rincones lejanos para llegar a algo que ha salido de estos contornos y alcanzado rincones que nunca se pensó. Pero como dice Draco, estas tradiciones ancestrales siempre piden un sacrificio... El de este año en nuestra ciudad ha sido el más trágico que se recuerda. Aparte de las habituales quemaduras, intoxicaciones etílicas y otros derivados de la falta de control que sobre todo la juventud hace gala cada vez con más fuerza, a los pocos minutos de pasar la medianoche y encenderse las grandes hogueras, un muchacho falleció abrasado por saltar cómo, cuándo y en dónde no debía. No hubo tiempo ni para comprender lo que estaba sucediendo... Al amanecer, con todo el peso de la fiesta encima, otro joven quiso "jugar" con otra de las tradiciones, y terminó ahogado en la playa. Los dos eran extranjeros; los de aquí más o menos saben lo que puede ocurrir. De todos modos, ni unos ni otros aceptan las restricciones ni se ciñen a las orientaciones de quienes velan toda la noche por la seguridad.

    Si mi escrito llevaba pasión y sentimiento es porque de lo que esas dos palabras significan salió, y con toda su fuerza.

    Manuel , sí, una noche mágica en donde todo es posible..., menos volver el tiempo atrás y evitar la tragedia de este año. Gracias por tu visita a mi blog y tu comentario.

    Te creo Maslama, pues en ese bosque estaba yo cuando escribí lo que has leído.

    Bienvenido Ricardo Miñana. Un saludo.

    Rachel, el año que viene volverá la Noite Meiga. Esperemos que no exija tanto. Nos volveremos a volcar en ella, a sentirla dentro, pero el llanto y el recuerdo por quienes ya no pueden estar en ella quizá nos quite parte de la alegría.

    Querido Humberto, nunca mejor dicho: el cielo y el infierno juntos. Quería escribir sobre la fiesta, sobre la Noite Meiga, pero hubiera preferido hacerlo en otros términos. Aún así y a pesar de lo sucedido, en el fondo no lo sentí como extraño, pues cada año desde que la he vivido esa noche ha traído alguna sorpresa; siempre me he sentido distinta, como si el fuego en la oscuridad realmente rebuscase dentro de mi esa parte mágica y me transformase de alguna manera en un ser diferente y especial... Si recuerdas, te había contado que quería en esa noche subir un texto de hace unos años...; la situación era completamente distinta, el ambiente, el lugar, la gente alrededor..., pero podrías comprobar que la pasión del escrito no era menos que la de éste u otros que casi siempre nacieron a la luz de una hoguera.

    Un abrazo muy fuerte para cada uno y, si de algo sirve, el sentimiento de fuerza que me acompaña os llegue y esté con vosotros hasta la próxima noche de San Juan. Para entonces, renovaremos ese sentimiento y estará con nosotros en un nuevo ciclo, como cada nueva noche meiga...

    Biquiños.



    Carmen

    ResponderEliminar

Si alguna vez te has quedado mirando a la luna, o a las estrellas, tú también tienes algo que comentar...
Y si no lo has hecho, nada te impide escribir un pequeño comentario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...